• unlimited access with print and download
    $ 37 00
  • read full document, no print or download, expires after 72 hours
    $ 4 99
More info
Unlimited access including download and printing, plus availability for reading and annotating in your in your Udini library.
  • Access to this article in your Udini library for 72 hours from purchase.
  • The article will not be available for download or print.
  • Upgrade to the full version of this document at a reduced price.
  • Your trial access payment is credited when purchasing the full version.
Buy
Continue searching

El zorro de arriba y el zorro de abajo de Jose Maria Arguedas. Edicion, anotacion y estudio preliminar

Dissertation
Author: Julio A. Leon
Abstract:
This research consists in developing an annotation of the novel El zorro de arriba y el zorro de abajo by Peruvian writer José María Arguedas. J. M. Arguedas wrote this novel in Spanish, but thinking of the Quechua language, myths and indigenous oral tradition that have survived throughout the centuries. Arguedas is permanently struggling with both languages. He wants not only to communicate through the Spanish language, but also to convey the fusion of both cultural universes. This research consists of a detailed explanation of Spanish words and phrases influenced by Quechua language that could be misinterpreted in the novel. The first edition of El zorro ... appears in January, 1971, in Buenos Aires by Losada Editores. In 1983, in Lima, Horizonte Editores publishes the complete fictional works of José María Arguedas under the supervision of Sybila Arredondo. This edition includes El zorro ... in Volume V, and takes Losada's edition as reference, but Arredondo, the overseer, uses fragments of articles and magazines published before 1971. She also uses original copies of texts. The research and studies pertaining to El zorro ..., have omitted the perspective we will introduce. In other words, there are no works that include aspects of the syntactical, lexical and mythological, as well as a complete study. The existing works did not offer a study of these issues, thereby, diminishing the richness of the novel. It is my purpose to facilitate the reading of the text which can be obscure and confusing to any reader not familiar with the Quechua language and its culture by explaining the points I mentioned above. I will attempt to facilitate the reading by introducing explanatory and necessary notes which can provide a reliable source for students and researchers. I am using the edition supervised by Sybila Arredondo, 5 vols., Lima: Horizonte Editores, 1983 as a reference.

   

El zorro de arriba y el zorro de abajo de José María Arguedas. Edición, anotación y estudio preliminar.

by

JULIO A. LEÓN

A dissertation submitted to the Graduate Faculty in Hispanic and Luso-Brazilian Literatures and Languages in partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy, The City University of New York 2010  

UMI Number: 3426775

All rights reserved

INFORMATIO N TO ALL USERS The quality of this reproduction is dependent upon the quality of the copy submitted.

In the unlikely event that the author did not send a complete manuscript and there are missing pages, these will be noted. Also, if material had to be removed, a note will indicate the deletion.

UMI 3426775 Copyright 2 010 by ProQuest LLC. All rights reserved. This edition of the work is protected against unauthorized copying under Title 17, United States Code.

ProQuest LLC 789 East Eisenhower Parkway P.O. Bo x 1346 Ann Arbor, MI 48106-1346

ii   

© 2010 JULIO A. LEÓN All Rights Reserved  

iii   

This manuscript has been read and accepted for the Graduate Faculty in Hispanic and Luso-Brazilian Literatures and Languages in satisfaction of the dissertation requirement for the degree of Doctor of Philosophy.

    Isaías Lerner        08/27/2010        Date     Chair of Examining Committee            Lía Schwartz         08/27/2010       Date     Executive Officer 

Isaías Lerner  Juan Carlos Mercado  Magdalena Perkowska  Supervisory Committee  THE CITY UNIVERSITY OF NEW YORK

iv                                                                        Abstract   El zorro de arriba y el zorro de abajo de José María Arguedas. Edición, anotación y estudio preliminar. by JULIO LEÓN

Adviser: Distinguished Professor Isaías Lerner This research consists in developing an annotation of the novel El zorro de arriba y el zorro de abajo by Peruvian writer José María Arguedas. J. M. Arguedas wrote this novel in Spanish, but thinking of the Quechua language, myths and indigenous oral tradition that have survived throughout the centuries. Arguedas is permanently struggling with both languages. He wants not only to communicate through the Spanish language, but also to convey the fusion of both cultural universes. This research consists of a detailed explanation of Spanish words and phrases influenced by Quechua language that could be misinterpreted in the novel. The first edition of El zorro… appears in January, 1971, in Buenos Aires by Losada Editores. In 1983, in Lima, Horizonte Editores publishes the complete fictional works of José María Arguedas under the supervision of Sybila Arredondo. This edition includes El zorro… in Volume V, and takes Losada’s edition as reference, but Arredondo, the overseer, uses fragments of articles and magazines published before 1971. She also uses original copies of texts.

v    The research and studies pertaining to El zorro…, have omitted the perspective we will introduce. In other words, there are no works that include aspects of the syntactical, lexical and mythological, as well as a complete study. The existing works did not offer a study of these issues, thereby, diminishing the richness of the novel. It is my purpose to facilitate the reading of the text which can be obscure and confusing to any reader not familiar with the Quechua language and its culture by explaining the points I mentioned above. I will attempt to facilitate the reading by introducing explanatory and necessary notes which can provide a reliable source for students and researchers. I am using the edition supervised by Sybila Arredondo, 5 vols., Lima: Horizonte Editores, 1983 as a reference.

             

vi    AGRADECIMIENTOS La verdad de las cosas es que no puedo imaginarme este recodo de la vida sin la ayuda de tantas invalorables personas para realizar este trabajo que temo dejar de mencionar a algunas. Al director de esta tesis, Isaías Lerner, maestro de los buenos, de quien gocé el privilegio de su sabiduría, mis gracias imperecederas por esta tesis que en buena parte es suya. A la directora del Programa, Lía Schwartz, quien desde el primer día me recibió como recibe a todos sus estudiantes: con simpatía y su siempre generosa buena voluntad. A ella, mis gracias infinitas por toda su ayuda. A José del Valle, mi profesor de Hunter College, cuya generosa recomendación fue el impulso que me condujo a estos claustros. Muchas gracias, José. Mi agradecimiento a Juan Carlos Mercado, por la lectura de esta tesis y a Magdalena Perkowska, por su paciencia y sus acuciosas observaciones. Mis gracias especiales a todos los profesores de Hunter College y Graduate Center por su magisterio y sus inolvidables clases. Mis infinitas gracias a mis amigos y compañeros cuya fraternidad y aliento siempre fueron excesivos y abrumadores. Y a mi familia, por supuesto. Al recuerdo de mis padres, por quienes me alcanza la pena de no poder compartir este momento que desearon. Y, ahora, a Gabriela y Janeth, las mujeres de mi vida, a quienes, sin duda, les dedico esta tesis y sin cuya paciente comprensión y tolerancia no hubiera sido posible terminarla.

vii                                                      ÍNDICE GENERAL  

Abstract……………………………………………………………………IV Agradecimientos…………………………………………………………..VI Índice General……………………………………………………………..VII

PARTE I El zorro de arriba y el zorro de abajo de José María Arguedas. Edición, anotación y estudio preliminar. 1. Introducción……………………………………………………………1 2. De esta anotación……………………………………………………….66  

PARTE II El zorro de arriba y el zorro de abajo 3. El zorro de arriba y el zorro de abajo……………………………………73 4. “No soy un aculturado”(I)……………………………………………….75 5. Primera parte…………………………………………………………….83 6. Primer diario (II)…………………………………………………………84

viii    7. I (III)…………………………………………………………………….117 8. II (IV)……………………………………………………………………166 9. Segundo diario (V)………………………………………………………212 10. III (VI)………………………………………………………………….224 11. IV (VII)…………………………………………………………………297 12. Tercer diario (VIII)……………………………………………………..364 13. Segunda parte (IX)……………………………………………………...377 14. ¿Último diario? (X)……………………………………………………..471 15. Epílogo (XI)…………………………………………………………….479 16. Bibliografía………………………………………………………………491

1    INTRODUCCIÓN La primera edición de El zorro de arriba y el zorro de abajo se publicó en 1971. Entonces, el recuerdo del suicidio del autor estaba fresco en la memoria de sus lectores y esta inmediatez, a la que debemos sumar la narración que hace en el texto de su propio proceso de autoeliminación, condujo a que esta novela se recibiera con desconcierto. Mientras que algunas de las preocupaciones críticas se dirigían a buscar explicaciones de orden extra-literario, motivadas por el suicidio, u otras consideraban la novela incompleta por su condición inacabada, o simplemente le huían por su complejidad, muy pocos estudiosos de la obra de Arguedas advirtieron la fuerza que encerraba esta novela de verdadero carácter innovador. Han pasado cerca de cuarenta años desde su primera publicación y los estudios sobre esta novela y sobre el conjunto de la obra de José María Arguedas todavía están muy lejos de agotarse. Para el presente trabajo introductorio nos apoyamos en la lectura de varios estudios que sobre la obra de Arguedas se han realizado. De todos, especialmente –aunque no exclusivamente-, nos sirven de sustento teórico crítico, los trabajos de Antonio Cornejo Polar (Los universos; Escribir en el aire); Martín Lienhard (Cultura andina); William Rowe (Mito e ideología); Santiago López Maguiña (“La cultura”; “Modos”). Pues, a partir de ellos se realizan las observaciones sobre mitología y heterogeneidad que subyacen en la novela que anotamos. El suicidio Era una tarde de primavera cuando José María Arguedas se suicidó disparándose dos balas en la cabeza. Era el 28 de noviembre de 1969, y escogió para hacerlo su despacho

2    en el recinto que lo albergaba como profesor de la Universidad Nacional Agraria de la Molina en Lima. Murió el 2 de diciembre después de una breve agonía. ¿Qué había ocurrido en la vida de este hombre para escoger este final? Aunque sabemos que durante su vida se dedicó, en gran parte, a escribir poesía, cuentos y novelas, y que no sólo poseía una copiosa bibliografía etnológica y periodística sobre el mundo y el imaginario quechua, habiendo traducido obras como la recopilación de los mitos indígenas realizada por el “extirpador de idolatrías” del siglo XVI, Francisco de Ávila, la respuesta a esta interrogante podría ofrecer múltiples explicaciones y no nos vamos a detener en las psicológicas que poco dicen de su obra; en cambio vamos a indagar sobre algunos aspectos de su vida que pueden iluminar el proceso que llevó a la construcción de su obra literaria. Es decir, conocer algunos episodios de su existencia que contribuyeron a configurar su obra o, más precisamente, indagar sobre la base humana desde la que nace un escritor cuya propuesta está íntimamente ligada a sus raíces culturales y que “es un hito que incita a repensar las categorías, conceptos y métodos con los que se pretende pensar la cultura peruana” (Rowe, Ensayos 148-149). Su tránsito humano fue un viaje atormentado. Una vida sumamente dura que llevó a Arguedas a iniciar el primer capítulo de su novela póstuma de esta patética manera: “En abril de 1966, hace algo más de dos años, intenté suicidarme. En mayo de 1944 hizo crisis una dolencia psíquica contraída en la infancia y estuve casi cinco años neutralizado para escribir” (ZZ, v. V, 17) (Cfr. la nota 35). Luego, en el último capítulo, en “¿Último diario?”, y a manera de despedida dice: “He luchado contra la muerte o creo haber luchado contra la muerte, muy de frente, escribiendo este entrecortado y quejoso relato. Yo tenía pocos y débiles aliados, inseguros; los de ella han vencido” (ZZ, v. V, 196).

3    Estas declaraciones que se insertan y acompañan la narración dan el marco de la dramática pugna que libraba Arguedas y son el resultado de una vida singular empeñada en seguir escribiendo. Breve información biográfica José María Arguedas Altamirano, nació el 18 de enero de 1911, en Andahuaylas, una provincia de la sierra sur del Perú. Su padre, un juez itinerante de origen cuzqueño, Víctor Manuel Arguedas Arellano, viajaba constantemente por diversas provincias de la sierra ejerciendo las funciones de su oficio. Su madre, Victoria Altamirano de Arguedas, murió cuando José María tenía tres años de edad, dejándolo en una orfandad de la que no pudo recuperarse a lo largo de su vida. Es el año de 1914. En 1924 viaja por primera vez al Cuzco. Y en 1926 es internado, junto con su hermano mayor, Arístides, en el colegio secundario San Luis Gonzaga, de la ciudad costera de Ica. En 1928 se traslada con su padre a otra ciudad de la sierra central, Huancayo y es matriculado en el colegio Santa Isabel. Regresa nuevamente a Lima e ingresa, en 1931, a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde concluye la especialidad de literatura en 1937. En 1935, a los 24 años, hizo su presentación como escritor al publicar Agua, su primer libro de cuentos. En la universidad de San Marcos se relaciona con los jóvenes artistas e intelectuales de la época y con las hermanas Celia y Vilma Bustamante, quienes, a la sazón, eran entusiastas animadoras culturales y dirigían la peña cultural Pancho Fierro; años después, la primera de ellas, se convertirá en su primera esposa. De este modo, en sus tempranos años universitarios, José María Arguedas abraza una relación con la ciudad de Lima que continuará toda su vida. En 1939 inicia su carrera

4    como profesor en una escuela secundaria en las alturas andinas de Sicuani, una provincia del Cuzco. Retorna a Lima para seguir ejerciendo labor docente en 1942 y es en los años que siguen (de 1943 a 1945) que solicitará licencia por enfermedad; años que son recordados al comenzar el “Primer diario” de El zorro (ZZ, v. V, 17), como mencionamos más arriba. Esta enfermedad le impedió seguir leyendo, pues Celia Bustamente, ya convertida en su esposa por aquellos años, ante esta imposibilidad para la lectura, pasaba horas repasándole en voz alta los libros que deseaba leer. En 1941 ve la luz su primera novela, Yawar Fiesta. Y aunque por esos días empieza a germinar su novela, El Sexto, no es hasta 1961 en que ésta sale publicada. Pero antes, en 1958, se publica Los ríos profundos. En 1962 se incorpora como docente en la Universidad Agraria “La Molina”. En 1963 es nombrado Director de la Casa de la Cultura del Perú y en 1964 asume la dirección del Museo Nacional de Historia. Durante los años sesenta Arguedas ya se ha convertido en una destacada figura de las letras nacionales con trascendencia internacional. De este modo, entonces, las invitaciones llegan de varios lugares del mundo. Desarrolla una agitada agenda viajera internacional y se va a Berlín en setiembre 1962 al 1er coloquio de escritores iberoamericanos y alemanes. Arguedas era un hombre esencialmente andino pero con una curiosidad feliz e infatigable por descubrir y conocer otros mundos y realidades. En abril y mayo de 1965 realiza una gira por las principales Universidades de Estados Unidos, invitado por el Departamento de Estado; este viaje también lo recordará en su “Segundo diario” de El Zorro del 13 de febrero de 1969: “Yo siempre he vivido feliz, extrañadísimo y asustado en las ciudades. En Nueva York anduve una semana (…) Nunca más extrañado ni más feliz anduve día tras día, una semana, sin descanso, en la

5    Quinta Avenida, en la calle 42, en Greenwich Village, en Harlem, en Broadway” (ZZ, v. V, 72). En marzo de 1967 va a Guadalajara al 2º Congreso Latinoamericano de Escritores. Entre enero y febrero, utilizando la vía de España para burlar las prohibiciones de viajar a Cuba, asiste como jurado de Casa de las Américas, acompañado de Sybila Arredondo, su segunda esposa. Durante sus últimos años realiza numerosos viajes a Santiago de Chile para entrevistarse con su analista Lola Hoffmann. (Merino de Zela, José María Arguedas) El nacimiento de dos mundos Después de la muerte de la madre, el niño José María Arguedas quedó al cuidado de su abuela materna mientras el padre continuó viajando por los pueblos de la sierra peruana. En 1917, el padre se casa nuevamente. La elegida es Grimanesa Arangoitia viuda de Pacheco, propietaria de enormes y ricas haciendas en las provincias serranas del sur del Perú. Este hecho tendrá un significado capital en la vida de José María Arguedas, pues a partir de entonces se trasladará a vivir con su nueva familia que incluye a Pablo, el hijo de Grimanesa. Arguedas, con su nueva familia, lejos de encontrar el calor y la ternura que necesita todo niño huérfano, es sometido a maltratos y discriminaciones que perdurarán siempre en su memoria, como permanecieron también para siempre en su recuerdo los indígenas que lo acogieron y le descubrieron un mundo del que se apropiaría su literatura (Merino de Zela, José María Arguedas). Mientras el padre continúa en su labor de juez y abogado itinerante, el niño Arguedas es arrojado a la cocina con la servidumbre india cuyos integrantes le ofrecen un cariño incondicional y así, de modo inusitado, hace su ingreso al mundo quechua que empezará

6    a habitarle hasta su muerte. En 1965, Arguedas hace esta confesión pública y narra estos hechos: Mi padre se casó en segundas nupcias con una mujer que tenía tres hijos; yo era el menor y como era muy pequeño me dejó en la casa de mi madras- tra, que era dueña de la mitad del pueblo; tenía mucha servidumbre indígena y el tradicional menosprecio e ignorancia de lo que era un indio, y como a mí me tenía tanto desprecio y tanto rencor como a los indios, decidió que yo había de vivir con ellos en la cocina, comer y dormir allí. Mi cama fue una batea de esas en que se amasa harina para hacer pan 1 , todos las conocemos. Sobre un pe- llejo y con una frazada un poco sucia, pero bien abrigadora, pasaba las noches conversando y viviendo tan bien que si mi madrastra lo hubiera sabido me habría llevado a su lado, donde sí me hubiera atormentado. │…│ Los indios y especialmente las indias vieron en mí exactamente como si fuera uno de ellos, con la diferencia de que por ser blanco acaso necesitaba más consuelo que ellos… y me lo dieron a manos llenas. Pero algo de triste y de po-                                                               1 Como en muchas de sus otras narraciones en su obra literaria, Arguedas, aquí también, en esta referencia de su vida personal, utiliza la anécdota para elaborar uno de sus cuentos: “El horno viejo” (AM). En esta narración ficcional se describe casi de manera literal los hechos vividos y descritos en este párrafo por el autor. En este relato la distinción entre voz narrativa y el autor es clara y se puede apreciar la diferencia y, por consiguiente, distinguir la elaboración de una obra de ficción propia del realismo clásico. Lo que no ocurre en la obra que estudiamos, pues en ésta, la voz narrativa transita por dos vías que se insertan en el desarrollo de una estructura paralela con dos hilos narrativos: los Diarios y el Relato. Si bien estos dos niveles se cruzan y se conectan a través de la estructura de la novela, es en los Diarios, que es parte de esta obra de ficción, en donde el autor narra en primera persona autobiográfica ayudado por el recuerdo. Es en estos Diarios donde va tejiendo un texto de manera tan íntima, que la memoria autobiográfica y el artificio novelístico terminan confundiéndose .      

7    deroso al mismo tiempo debe tener el consuelo que los que sufren dan a los que sufren más, y quedaron en mi naturaleza dos cosas muy sólidamente desde que aprendí a hablar: la ternura y el amor sin límites de los indios, el amor que se tienen entre ellos mismos y que le tienen a la naturaleza, a las montañas, a los ríos, a las aves, y el odio que tenían a quienes, casi inconscientemente, y como una especie de mandato Supremo, les hacían padecer. Mi niñez, pasó quemada entre el fuego y el amor. (Primer encuentro de narradores peruanos 36-37; subrayado mío) Este episodio en la vida infantil de Arguedas es crucial para entender su posterior percepción del mundo y la realidad que expresa en su literatura. Sin la ocurrencia de estos hechos desgraciados que marcaron su infancia no se hubiera convertido en el escritor que reunía el encuentro dramático de los dos mundos que conviven en la realidad peruana. El amor con que fue acogido y que le permitió “vivir tan bien” habría de perfilar su personalidad y, sobre todo, le permitiría sumergirse y conocer el universo de los hombres indígenas del Ande, protegido por “la ternura y el amor sin límites de los indios”. Tal como lo declara, su percepción del universo indígena era, entonces, directa. Arguedas nunca se desprendió de sus vivencias infantiles sino que pasaron a conformar uno de los elementos múltiples con que se construyó su ser cultural: “Yo entendía el mundo y la vida como la entendían los indios; este modo de comprender las cosas y de juzgarlas era, no sólo extraño en muchos aspectos, sino contrario al modo como lo entendían los señores. Ciertas cosas que ellos

8    consideraban despreciables y feas (trajes, algunas comidas, algunas danzas y cantos, muchas creencias) eran para mí lo más amado o apetecido y bello. Los ríos, los árboles, los abismos, muchos insectos, determinadas piedras y cuevas tenían un significado y vida especiales.”(“La literatura como testimonio” 7,8). En el calor de esta ternura Arguedas bebió la magia de un mundo que hizo suyo. Aquí nace, al parecer, la instalación de los dos universos culturales que vivían en él. Su condición de mestizo (misti 2 empobrecido), en otra circunstancia, no le hubiera permitido introducirse en el universo quechua del que se alimentó y con el que gozó y sufrió hasta su muerte. Este hecho le permite a Arguedas acceder a estas dos formas de conocimiento y percibir la realidad en sus distintas variedades. Como decimos, este origen accidentado en la vida infantil de Arguedas le permite al escritor, más tarde, convertirse en un nexo integrador entre la cultura indígena y el mundo occidental. Su vida y su obra estuvo dedicada a mostrar la parte indígena que vivía en su ser. La auténtica realidad india que permanecía ignorada y desconocida por su sometimiento y que él pensaba no debía ser interpretada como inferior. En cierta forma su pelea estética fue también una lucha política y ética por desmontar la imagen equívoca de una cultura que en condiciones de libertad podía elevarse a niveles poco conocidos. Pero su vida fue también la asimilación de la parte occidental y europea que habitaba en él. De modo que, Arguedas al simbolizar esa fractura irresuelta de la sociedad peruana se convierte en el gran transculturador que utiliza la literatura y la antropología para “convertir en lenguaje escrito lo que era como individuo: un vínculo vivo, fuerte, capaz                                                               2 Misti ´mestizo, descendiente de nativo y europeo´ (PDG).

9    de universalizarse, de la gran nación cercada y la parte generosa, humana, de los opresores.” (ZZ, v. V, 13). En un proceso de mestizaje se interpela la hegemonía cultural, se armonizan las tendencias y surge un nuevo producto cultural. Sin embargo, la realidad social y cultural en la que vivió Arguedas es múltiple y contradictoria, compuesta por diversos estratos sociales y culturales que, además, como consecuencia de esa multiplicidad, produce un discurso heterogéneo y, muchas veces, antagónico, que debe rastrearse en el antiguo choque entre una cultura oral y otra escrita en el inicio de la Conquista. Esta heterogeneidad se expresará en toda la obra literaria de Arguedas; una integración que buscará incorporar la oralidad a la escritura. Una cultura tradicionalmente oral, la quechua, influenciada por la escritura desde la conquista española, irrumpe y hace oscilar la cultura del Ande, quizás, como “un signo, no por sesgado menos significativo, de la aguda y desestabilizadora ambigüedad del nuevo sujeto cultural que por entonces emerge en el erizado mundo andino” (Cornejo Polar, Escribir 163). En esta obra, El zorro, las variaciones sintácticas y léxicas que se originan en los discursos de los migrantes de la sierra a la costa, son totalmente ajenas al habla estándar del Perú pero poseen una extraordinaria fuerza expresiva. Este es un tema central que se encuentra en los inicios de la actividad literaria de Arguedas, pues su rechazo y distanciamiento de los escritores indigenistas peruanos tenía que ver no sólo con la manera con que estos observan al indio y su realidad, sino con el habla de sus personajes. En 1965, Arguedas, refiriéndose a “Agua”, uno de los relatos de su primer libro ya mencionado, relata lo ocurrido con el texto que había terminado de escribir poco antes, y declara lo siguiente:

10    “Cuando yo leí ese relato en ese castellano tradicional, me pareció horrible, me pareció que había disfrazado el mundo tanto casi como las personas contra quienes intentaba escribir y a quienes pretendía rectificar. Ante la consternación de estos mis amigos, rompí todas esas páginas. Unos seis o siete meses después, las escribí en una forma completamente distinta, mezclando un poco la sintaxis quechua dentro del castellano, en una pelea verdaderamente infernal con la lengua.” (“Primer Encuentro” 41). Es decir, su distanciamiento de los escritores indigenistas se da en los términos de cómo se entiende la literatura en un país donde, como el mismo Arguedas reconoce, el castellano debe ser la lengua nacional, pero su tratamiento artístico debe considerar la milenaria tradición cultural que permanece viva, pujando durante siglos por hacerse escuchar. En este camino, Arguedas apuesta por un castellano subvertido por la tradición cultural quechua. 3

En el análisis desarrollado por Cornejo Polar sobre la última obra de Arguedas surge un nuevo sujeto, éste es resultado de los procesos migratorios ocurridos desde el ande peruano hacia la costa: el sujeto migrante. Un sujeto que percibe la realidad como un hombre que pertenece a diversos y contradictorios universos culturales, un sujeto que se mueve entre la escritura y la oralidad, en el presente y el pasado, la modernidad y la tradición, y que al tratar de conciliar ese conflicto se esfuerza, al mismo tiempo, por regresar al pasado y avanzar hacia el progreso. Es decir, más allá del mestizaje y de la                                                               3 Para ver los esfuerzos de Arguedas por separar por un lado, la necesidad de convertir el español en una lengua nacional, y por el otro, que esta lengua nacional se convierta en el espacio donde la lengua quechua desarrolle la utopía del español peruano, ver “José María Arguedas. Peruvian Spanish as subversive assimilation” de John C. Landreau (166-192).

11    transculturación, esta realidad que proviene de, al menos, dos experiencias de vida en la migración, no produce una síntesis armónica, sino que pueden desarrollar discursos bifrontes y somete a hablar a un mismo sujeto desde más de un lugar 4 (Cornejo Polar “Una heterogeneidad” 837- 844; Los universos 267-279). De este modo, la niñez de Arguedas posibilita el encuentro cultural que bullía en la conciencia y el alma del escritor. Es esta razón por la que esta parte de la historia de su vida interesa para desarrollar un trabajo que comprenda y entienda la inmersión de Arguedas en los distintos modos de aprehender el cosmos y, este hecho, más allá de las implicancias sicológicas de los traumas que pudo haber sufrido en la niñez, son decisivos para entender su obra. La singular experiencia vital en la infancia de Arguedas, que le permitió pertenecer a dos mundos diferentes y enfrentados, funda en él una memoria del pasado al que retornará porque es “la matriz de la que surgirá un sujeto que incluso cuando habla del presente más puntual no puede hacerlo sin referirse, de una u otra forma, a ese pasado tan gozoso como sufriente. (…y esto permite…) examinar el temple de un sujeto que enuncia casi todo su discurso a partir de una experiencia que puede no ser estrictamente autobiográfica, aunque en sus lineamientos generales y en algunos puntos específicos sin duda lo sea, pero que es –eso sí- estrictamente ‘real’”. (Cornejo Polar, Escribir 191). La percepción del universo Para una mejor comprensión de la visión del mundo de Arguedas resulta particularmente útil el análisis de López Maguiña sobre la valoración de las distintas                                                               4   Sobre los procesos migratorios operados en la historia del Perú a mediados del siglo XX, véase Matos Mar.  

12    culturas y formas de conocimiento con las que el hombre ha alcanzado a dominar la naturaleza. Basándose en los estudios de Claude Levi-Strauss, afirma López Maguiña la validez de distintas formas de conocimiento de la realidad: “Levi-Strauss, aunque reconoce la existencia de modos distintos de aprehensión de la realidad, encuentra que pensamiento mágico y pensamiento científico son en el fondo similares. Proceden de la misma manera, mediante hipótesis y operaciones de deducción e inducción. (…) Es más, ambos pensamientos son modos distintos de pensamiento científico y ´tanto el uno como el otro son función, no de etapas desiguales de desarrollo del espíritu humano sino de los dos niveles estratégicos en que la naturaleza se deja atacar por el conocimiento científico´.”(“La cultura” 54). De este modo, argumenta y responde Maguiña a Mario Vargas Llosa (La Utopía Arcaica, 1996), quien atribuye a Arguedas la añoranza del pasado imperial y del mundo quechua perdido, atado a la naturaleza y a la que atribuye cualidades humanas y divinas. En oposición a ese mundo irrepetible del pasado –dice Vargas Llosa- hay que aspirar al progreso que brinda el mundo moderno y en el que sólo existe una forma de racionalidad y por lo tanto un solo ideal de sociedad y de vida. Este libro de Vargas Llosa está dedicado en su totalidad a estudiar la vida y obra de Arguedas y, como él mismo declara, fue elaborado durante años de reflexión sobre un autor que dice admirar. Gran parte de los ensayos, de los que está compuesto el texto, están dirigidos a demostrar el “primitivismo” de ese mundo de “magia”, “sobrenatural” y “supersticioso” de la cultura andina, que Arguedas reelabora en sus libros. Al tratar de desmontar el irracionalismo de

13    la cultura quechua y afirmar la supremacía de la lógica científica, dice Vargas Llosa del niño Ernesto, el personaje protagonista de la novela Los ríos profundos: “Así como para el comunero explotado y humillado en todos los instantes de su vida, sin defensas contra la enfermedad y la miseria, la realidad difícilmente puede ser lógica, para el niño paria, sin arraigo entre los hombres, exiliado para siempre, el mundo no es racional sino esencialmente absurdo. De ahí su irracionalismo fatalista, su animismo, y ese solapado fetichismo que lo lleva a venerar con unción religiosa los objetos más diversos” (225). Es decir, la explotación, la miseria y la humillación embrutece y degrada y, por consiguiente esos hombres reducidos a la condición bárbara, son irracionales y no tiene otro modo de proceder que actuar ilógicamente al adorar y animizar la naturaleza como lo hace el niño Ernesto en Los ríos profundos. Pero este análisis, al mezclar las relaciones de dominación con la cosmovisión indígena, soslaya no sólo las distintas formas de pensamiento que la humanidad ha practicado, sino que en el caso de la cultura quechua ignora que esta sociedad “se refleja a sí misma como perteneciendo a un orden natural y, por consiguiente, hablar de la naturaleza también significa hablar de las relaciones entre los hombres” (Rowe, Mito 71). Así el comportamiento del niño Ernesto adquiere su lógica, una lógica que se ajusta al modo de raciocinio andino y donde “la relación entre el hombre y la naturaleza es esencialmente recíproca: se ve al hombre en términos de la naturaleza y a ésta en términos del hombre” (Rowe, Mito 88). La lógica del hombre indígena, entonces, debe entenderse en el marco de esta percepción, en la

14    cual él es víctima de la explotación y miseria causada por las relaciones de poder hegemónico. De este modo, al negar la validez de otros caminos seguidos por las diferentes culturas en el mundo, a quienes se les etiqueta como “salvajes” y “primitivos”, se continúa ignorando la riqueza cultural que nos brindan las múltiples formas con las que el hombre observa la vida: “El desconocimiento de la singularidad de otras culturas, distintas de la que se funda en la razón científica, y la afirmación de una sola razón revelan que el pensamiento de Vargas Llosa no se ha visto influido por las grandes corrientes que en los campos de la filosofía, las ciencias humanas y las ciencias sociales han producido un cambio radical en la episteme occidental.”(López Maguiña, “La cultura” 53). 5

Full document contains 515 pages
Abstract: This research consists in developing an annotation of the novel El zorro de arriba y el zorro de abajo by Peruvian writer José María Arguedas. J. M. Arguedas wrote this novel in Spanish, but thinking of the Quechua language, myths and indigenous oral tradition that have survived throughout the centuries. Arguedas is permanently struggling with both languages. He wants not only to communicate through the Spanish language, but also to convey the fusion of both cultural universes. This research consists of a detailed explanation of Spanish words and phrases influenced by Quechua language that could be misinterpreted in the novel. The first edition of El zorro ... appears in January, 1971, in Buenos Aires by Losada Editores. In 1983, in Lima, Horizonte Editores publishes the complete fictional works of José María Arguedas under the supervision of Sybila Arredondo. This edition includes El zorro ... in Volume V, and takes Losada's edition as reference, but Arredondo, the overseer, uses fragments of articles and magazines published before 1971. She also uses original copies of texts. The research and studies pertaining to El zorro ..., have omitted the perspective we will introduce. In other words, there are no works that include aspects of the syntactical, lexical and mythological, as well as a complete study. The existing works did not offer a study of these issues, thereby, diminishing the richness of the novel. It is my purpose to facilitate the reading of the text which can be obscure and confusing to any reader not familiar with the Quechua language and its culture by explaining the points I mentioned above. I will attempt to facilitate the reading by introducing explanatory and necessary notes which can provide a reliable source for students and researchers. I am using the edition supervised by Sybila Arredondo, 5 vols., Lima: Horizonte Editores, 1983 as a reference.